Sobre proverbios italianos y tradición oral / Rodrigo Ertti

Hace algunos días tuvimos de invitada a cenar en nuestra casa a una amiga griega, cuando llegó venía con un regalo muy particular, una caja llena de libros. Debido a que se transfiere de ciudad se está deshaciendo de algunas cosas y pensó en que algunas nos podían interesar. Entre esas cosas trajo una caja llena de libros para elegir, una ocasión que sin duda se da pocas veces en la vida. Entre los libros habían de autores como  Italo Calvino, Coctou, uno sobre la Primera Guerra Mundial, etc, pero el libro que atrajo absolutamente mi atención fue un diccionario de proverbios italianos (país en el que vivimos actualmente) Ya el título me pareció extraño, rescatar todos los proverbios de una cultura, ordenarlos, clasificarlos y explicarlos, me pareció una idea un tanto extraña pero genial. Cuando comencé a leer no podía abandonar mi lectura, el libro me atrajo de manera hipnótica, parecía un niño con juguete nuevo, de hecho eso es lo que era. La palabra proverbio etimológicamente viene del latín proverbium, que deriva de la palabra verbum “expresión verbal, oral”.

Los proverbios son parte de la tradición oral de una cultura, juntos a los dichos populares son algo totalmente vernáculo y que no se puede traducir de ninguna manera, ya que pierde todo el encanto, la rima (en los casos que hay) y sobre todo el conocimiento del país o cultura al cual pertenecen.

Es conocida la afirmación del etnólogo malí Amadou Hampaté Ba, cuando se refería de la importancia de la tradición oral,

“En Africa un hombre que muere es una biblioteca que se quema”.

Y es que leer este libro de proverbios me ha llevado a enlazar con una ascendencia imaginaria, los abuelos que no tuve, los antepasados que jamás existieron pero que de alguna forma, estos fantasmas toman forma de proverbio, y me dan enseñanzas, consejos y aclaraciones que sólo se pueden recibir de un abuelo o un tío anciano. Esos abuelos del campo que se conocen hasta el último refrán, aquel que habla sobre el clima, el alimento y todo lo primordial al ser humano. Si hay algo que un extranjero nunca conocerá o rara vez estudiará será la tradición oral de un país y eso es lo que convierte, aísla o separa tajantemente de una cultura. El idioma se puede aprender, las costumbres, los modales, incluso la forma de vivir, pero lo que nunca se aprenderá es la tradición oral, ya que simplemente no nacimos en ese lugar y nadie nos ha trasmitido de su boca esa herencia.

Pero más que aprender sobre una determinada cultura, el libro en sí tiene una riqueza enorme, cada proverbio es una especie de haiku, donde la simpleza, la sutileza y a la vez riqueza de sus pocas palabras, evoca un conocimiento a cabalidad, una tradición, el alma de un pueblo.
Sólo debo aclarar que un proverbio italiano está en el punto más alejado de un haiku, ya sea por elegancia que por estructura, en el caso del japonés es un poema construido como con cincel, eligiendo las palabras justas y que calcen a la perfección para abrir un abanico de posibilidades en nuestra mente. En el caso del proverbio, la simpleza y la absoluta falta de vanidad en su construcción, me lleva a pensar en que es una de las cosas más sinceras, sensatas y puras de una determinada cultura.
Hay proverbios para reír, otros para entender la vida y otros simplemente para recordarnos que hubo algún día en nuestro pasado, gente que sabía disfrutar de las cosas sencillas, del pan, del vino, de la familia y el trabajo.
Recuerdo una discusión que tuve con un italiano hace algún tiempo, se molestó muchísimo cuando le dije que la literatura contemporánea francesa era de un nivel mucho más complejo que la italiana, me respondió: “es que a esos franceses les gusta enredar todo, basta ver su comida”. A tal respuesta no quedaba más que callar, el tipo tenía toda la razón.

La tradición oral de un país, es tan importante como su comida, su geografía o su historia, sólo que es lo único que no se puede exportar, ya que un proverbio o un refrán le pertenece a una determinada cultura y sinceramente creo que es algo que no se puede desraizar ¿o si?. Aquí está lo interesante ¿quién crea los proverbios? a qué cultura verdaderamente le pertenece un proverbio en particular, qué pasa cuando leo uno que me recuerda a uno de mi país, o simplemente es el mismo, puedo entonces hablar de “proverbios italianos” o proverbios españoles o chilenos; por ejemplo:

“dimmi con chi tratti e ti dirò chi sei”

Que en castellano sería “dime con quién andas y te diré quien eres”.
La primera respuesta que se me viene a la cabeza es que no se pueden clasificar dentro de una determinada tradición, a excepción que se hable de un fruto, alimento, planta, etc. que se de solamente en esa región. Ya que el proverbio no tienen autor, su origen es un misterio y eso le da aún más validez a su sentido popular, son de hecho la verdadera edificación de la cultura popular, junto a los mitos, las leyendas y los cuentos, sólo que llegaron hasta nuestros días sin apoyo literario. Digo nuestros días porque en el siglo XX, fue cuando se comenzaron a estudiar como una importante rama del conocimiento lingüístico y gracias a eso y a nuestra amiga griega, puedo tener en mis manos este libro de una riqueza invalorable.

Para compartir un poco la alegría y la picardía de los proverbios, me gustaría a modo de juego y de conocer más proverbios o dichos, que a continuación escribieran sus proverbios favoritos, aquel que encuentran más verdadero o ese que te hace tanto reír. Todo a modo de compartir y de comprobar que los proverbios y los dichos populares conocieron mucho antes que todos, la globalización.

escuchando de cerquita057.jpgIlustración de Sandra Marín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s