Le Corbusier en primera persona

En las primeras páginas del último número (814)  de la revista Casabella, una revista italiana de arquitectura,  viene una interesantísima entrevista o mejor dicho una colección de relatos tomados a Le Corbusier, coleccionada por el periodista John Peter y realizada con fragmentos emitidos por el arquitecto entre el 1958 y el 1962 y que se encuentran  en el libro The Oral History of modern Architecture, Abrams 1994.

Indibur toma parte de estos relatos y los traduce al español, para llevarles un trozo de los pensamientos del arquitecto más importante del siglo XX, uno de los padres de la arquitectura moderna y sin duda uno de los personajes más influyentes en lo que respecta al diseño urbano y diseño de vivienda social del movimiento moderno. En estos relatos Le Corbusier hace un resumen de su vida, partiendo por sus antepasados y llegando hasta sus obras más importantes. Encontramos un distendido Le Corbusier, hablando sobre sus gustos personales, su rechazo a la escuela desde su infancia y lo que pensaba de la ciudad, la vivienda y el rol del artista en los tiempos de modernidad.

7.-ser-1929-le-corbusier-400-

John Peter: Usted ha elegido Francia como su país de adopción.

Le Corbusier: Francia no es mi país de adopción. Tengo antiguos origines franceses, vengo del sur de Francia, de la región de Languedoc, de las terribles persecuciones del siglo XIII, del cual ninguno habla refiriéndose a mi, tal vez porque no he tenido modo de construir algunas iglesias preferiblemente bellas. Esos que durante aquellas persecuciones  no fueron masacrados y lograron huir, subieron a las montañas y ahí se establecieron, construyendo entre el 1300 y el 1500, casas e industrias al estilo  Languedoc. Por esta razón he siempre advertido una notable afinidad con la  región del su, con el mediterráneo, y a la corrupción del mundo he contrapuesto la búsqueda de un arte mediterráneo.

Mis padres me influenciaron  creando un contexto armonioso, un ambiente simple y digno, para nada burgués. Mi madre era música y mi padre trabajaba en la industria de relojería. Hacía cuadrantes de esmalte blanco, uno de los oficios artesanales más difíciles que existen.Yo jamás desee seguir su labor, ni mi padre jamás me lo propuso. Mi hermano de pequeño estaba destinado a una carrera de músico: dio su primer concierto a los once años.

house_credits

La Villa Sovour, uno de sus proyectos más famosos

 

La completa atención de la familia estaba concentrada sobre él y yo fui dejado a mi propio destino. Pasaba el tiempo con los amigos por la calle, y mi calle me la encontraba por mí mismo. Dejé de frecuentar la escuela a los trece años. Después, debido a que tenía un cierto talento para el diseño, vine confinado en una escuela llamada escuela de Arte. Pero mi primer día me regresé a casa y le dije a mis padres: “no lo creerán! quieren convertirme en un  relojero!”. Mi padre dijo que era una profesión como cualquier otra, pero yo no estaba para nada contento con la idea de tallar cajas de relojes destinados a ser exportados a Sudamerica.

Un enseñante se fijó en mi L’Eplattenier que me aseguró “no te preocupes, veremos que cosa hacer contigo”. Un día, después de algún tiempo, me dijo:”serás un arquitecto”  y yo pensé: “ni en sueños, lo detesto”. Esta opinión se  fundaba sobre aquello que veía hacer a mi alrededor, no me gustaba en lo absoluto.

Un día, un enseñante de mi escuela quería construir una casa. “Se la proyecto yo” dije. “Pero tu no eres arquitecto” replicó. Imaginaba que para hacer una casa se debía hacer como con cualquier otra cosa. Le porté algunos diseños, le gustaron.

corbusier-le-grand-pg055-i02-500px-despeckle

Croquis de Le Cobursier

Tenía dieciocho años. En aquel periodo realicé mi primer encuentro con la opinión pública, que prosigue hasta ahora. Gracias a esta experiencia tomé en la mano los ladrillos, los sopesé y pensé: si meto miles uno sobre otro, la carga  será enorme. Eso me hizo consciente del problema de los materiales y de su labor específica y me ha hecho pensar en como someterme a la resistencia. Quizás me he convertido en arquitecto según las leyes de Dios y no según las leyes de la escuela.

Con los ciento cincuenta francos ganados construyendo aquella casa, partí para Italia. ¿Por qué Italia? para ver cosas diversas. ¿Por qué viajar, en vez de frecuentar la escuela, como recomendaba mi padre? porque no entendía  que cosa la escuela me habría podido dar. Quería primero observar mi entorno. Compré una pequeña Kodak, pero después me di cuenta que confiando mis emociones al objetivo me olvidaba de mirar. Así abandoné la máquina fotografica y tomé una croquera y un lápiz de mina y hasta ahora he siempre dibujado, por todos los lugares, incluso en el metro.

Si transfiero cualquier cosa a la mano la recuerdo, mientras si oprimo un botón no advierto ninguna participación. En seguida con mi mochila atravesé la Bohemia, Los Balcanes y también Grecia para ver los monumentos de este país. He tenido la fortuna de no haber estado jamás en la escuela y de haber viajado entre los veinte y veintidós años, con mi mochila por los Balcanes, Grecia, Turquía y Asia menor. Por siete meses viajé con esmero, observando la arquitectura de cada lugar. Vi los templos y por días enteros no hice otra cosa que observar entorno a mi: casas, construcciones, talleres, los más modestos edificios en piedra que me han permitido de entender que las construcciones espontáneas en su envoltura a través de los siglos.

El 1908 llegué a Paris, donde no conocía a nadie. No tenía contactos ni dinero y no sabía donde ir. Un día, me entrometí en un elenco de artistas y noté el nombre de Eugene Grasset, que había revolucionado el arte decorativo y me había  asombrado en la escuela.  fui a encontrarlo. Dije que no tenía tiempo para dedicarme pero yo insistí: “quiero hablar con  usted” y bloqueé la puerta con el pie. Le mostré la carpeta con mis dibujos que había hecho en Italia; los miró y después me invitó a sentarme; observándolos con gran interés, comenzó a explicarme muchas cosas, Me dijo: Estoy por darle  mis felicitaciones, sabes escuchar y esto es muy importante”. Me contó de los hermanos Perret, que “mezclaban” el cemento junto al fierro. Fui a buscar a Perret con los dibujos hechos en Italia y él me aceptó inmediatamente.

560px-cover_esprit

Decía con tono estentóreo: “yo hago cemento armado”; esta afirmación le traía el odio de los profesionales, que lo  acusaban de no ser un arquitecto y de no tener el derecho de utilizar este título. Luego continué viajando. En Alemania conocí a Peter Behrens. En 1918 junto a Ozenfant y Dermée, fundé la revista “L’Esprit Nouveau” de la cual fui también su director. Al último momento,  cuando los ejemplares del primer número estaban casi listas, Ozenfant dijo: “debemos adjuntar alguna cosa sobre arquitectura” entonces escribí Tres reclamos a los arquitectos. Recuerdo que era domingo por la noche, decidí de firmar el artículo con  otro nombre, mi verdadero nombre es Jeanneret, aquel maldito Le Corbusier nació aquel día.  Ese artículo y los sucesivos dieron mucho que hablar. El nombre de Le Corbusier se convirtió en famoso por todo el mundo.

Los tres “reclamos” se fijan en la planta, el volumen y la superficie. El artículo me trajo algunos problemas con los exponentes de la profesión. La gente decía que yo estaba privado de tacto, pero yo hablaba solo de conceptos fundamentales. Se  desencadenó un alboroto. Recibíamos cartas de todo el mundo, la gente venía a ver a Le Corbusier y a mi me costaba  mucho comprender que yo era esa persona la cual ellos buscaban.

En 1923 un emprendedor de la región de Bordeaux quería construir un complejo de habitaciones del valor de 18.000 francos. Le dije que requeríamos de máquinas que costaban 75.000. El quedó desconcertado, pero al poco tiempo me  dice:” He conseguido las máquinas y el terreno. Podemos iniciar con cincuenta habitaciones”. El se esforzaba por dar el máximo, pero suscitaba rencores, celos y la más fuerte de las oposición y yo quedé conmovido. Pero hemos creado  la Cité de Pessac.

Era un pequeño paraíso, pero la sociedad que abastecía el agua se rehusó de realizar los empalmes’; el director consideraba aquellas habitaciones deshumanas y tomó la responsabilidad de negarnos el abastecimiento. Por esta razón el barrio ha quedado vacío por ocho años. En ese tiempo el consejo municipal de Paris estudiaba aquello que mi colega alemán Gropius , un gran arquitecto, estaba haciendo en Dessau, donde construía casas inspiradas en Pessac. En un momento de inteligencia, el consejo municipal decide de enviar una comisión a estudiar que cosa se estaba haciendo en Alemania, mientras en Francia Pessac moría lentamente.

Me habían discriminado y se habían negado a concederme un terreno. Pero al final un lote quedó vacío y un joven del administración me llamó diciéndome:”Venga, tómelo de inmediato”. Dije a mis diseñadores de preocuparse del terreno por algunos días; ellos los hicieron y así nadie pudo quitármelo. He construído el pabellón de L’Esprit Nouveau, una extraordinaria estructura de vanguardia para la época. A su vez viene creado un módulo residencial, sorprendentemente  elegante pero privado de alguna ostentación. Por lo que refiere al Plan Voisin, Voisin era el nombre de un constructor de  automóviles y no significaba “vecino”, com algunos creyeron, pensando que dándole ese nombre fuese una manifestación de optimismo. El Plan Voisin fue creado el 1925, de hecho no, el 1922.

3-esprit-nouveau

Imagen del pabellón de L’Esprit Nouveau

El pabellón estaba listo el 1922, pero el exterior era desconcertante y naturalmente todos hablaba mal de él, sin siquiera entrar y ver que cosa había dentro. Actualmente el mundo está cubierto de pústulas llamadas grandes ciudades. Se han convertido en monstruos, como Nueva York, Londres y ahora también Paris: cinco siete, ocho millones de habitantes, una pura masa. La gente en la ciudad solo encuentra ruido y malos olores  y termina pensando solamente en sí misma; huye de la ciudad porque al interior no puede moverse y salir; fuera de la ciudad puede recorrer cuarenta kilómetros  impregnado menos del tiempo necesario para recorrer cinco en el centro. Las ciudades tienen un diámetro de cientos de kilómetros. El sol rota implacablemente y las personas pasan el tiempo a correrle detrás, mientras el sol les sigue; no se encuentran nunca en la jornada falta de equilibrio. el punto, entonces, es buscar de eliminar el derroche de la circulación, un lío terrible para la gente, que cuesta muchísimo al país y que, a fin de cuentas, empobrece una sociedad que se ha  subyugado contra su propia voluntad.

JP:¿Usted qué cosa propone?

LC: el restablecimiento, en nuestra sociedad de máquinas,  tratar de restablecer elementos naturales: el sol, el espacio y el verde, o sea los factores cósmicos de la vida y con los cuales no existiríamos. Las nuevas técnicas traen libertad. Hoy se puede  ir donde antes era imposible- conquistar horizontes. En vez de construir casas que miran otras casas, realizar edificios  en altura conscientes de liberar hectáreas de suelo: adoptando esta solución tendremos una ciudad que también de las ventanas aparecerá verde. No se tratará solo de ventanas si no que de logre que ofrezcan vistas maravillosas.

En el 1930 busqué de formular una teoría de la urbanística, mi socio me pregunta:”¿que cosa significa V.R.?” respondí: “está por Ville Radieuse”. Y él: “por qué no escoges un nombre más concreto, tipo locomotora o algo por el estilo, alguna cosa  que funcione”. Los críticos que mi acusan de construir pabellones para soldados y ciudades prusianas, deberían estar obligados a leer mis libros primero de destruirlos. Cuando lo hayan hecho, se darán cuenta que la ciudad está radiante y que las locomotoras no me importan en lo absoluto.

999f3a8fa76e27b0f4d728120fd7d3ed_1M

Su famoso plan para Paris.

He pensado que una cosa sola en una ciudad no crea la ciudad pero la destruye. Es la grande ilusión de quien desea tener una casa aislada de los ruidos, el polvo y los excrementos de los canes. Estudiando el problema en todos sus aspectos, he entendido que no debía ocuparme de la casa unifamiliar, sino de la planificación urbana, o sea de la  habitación colectiva, que puede ser un gran vínculo o una gran liberación. Aquí está el problema. Si hay un rol que

respecta al artista es eso de ser un profeta, creador, inventor y organizador de todos los recursos ofrecidos para  aliviar el peso que agrava sobre el individuo.

Cuando una sociedad se propone de construir nuevas viviendas, nace un nuevo estado de consciencia, la consciencia  de la cultura de las máquinas. La premisa de fondo en esta revolución arquitectónica y social coincide con los tres elementos fundamentales que del alba de los tiempos condicionan la vida del Hombre: el sol, el espacio y los  arboles. Estos tres factores se convierten la condición de la inmensa reforma que habrá luego de los usos de la  arquitectura y es aquí, que en vez, hoy el fracaso es total. Las ciudades se han convertido deshumanizas, hostiles al hombre, peligrosas para su salud física y moral.

Dautry fue el primero en mostrar coraje. Un día después de la Liberación me llamó y me dice:”Le Corbusier, ¿cual ciudad está construyendo en este periodo?”. “Ninguna, que pregunta!” repliqué. Y él:”nada de nada?. “Nada de nada”. “Bien, querría… Marsella está proyectando cualquier cosa a la grande”, me dijo. “Cierto Señor ministro, pero a la condición de no deber someterse a ningún reglamento” Está bien, está bien, estoy de acuerdo!”. Fueron necesarios cinco años y fue una experiencia formidable. Al inicio, cuando los trabajos estaban ya en curso, un periódico tituló: Todos los  arquitectos de la región del Morbitan excepto uno, piden que el gobierno bloquee inmediatamente la construcción – y así sucesivamente cuatro páginas de críticas disgustosas y malignas. Así dije a mi secretaria:”Escuche, a partir de hoy y hasta cuando esté terminada no deseo más leer una sola línea sobre Marsella”.

um1

Unidad de vivienda en Marsella.

Mantuve la palabra y por cinco años no leí más una línea de un periódico. Pero alguno se infiltró de parte mía y había quien me preguntaba:”¿sabe que cosa están cambiando?”, pero yo tenía al menos la satisfacción de decir no haber leído nada. Marsella fue un desafío importante, una cita con el futuro.

Marsella es algo para el futuro, no una linea de conducta para adoptar. Dije:”¿Marselleses, desean que vuestros hijos  crezcan en la tranquilidad y la naturaleza? ¿quieren una vida totalmente privada, íntima, sin escuchar a nadie? pues bien, métanse a vivir dos mil de ustedes juntos, utilizando un único ingreso y teniendo a disposición una fila de cuatro ascensores- si se requiere subir cincuenta metros, los ascensores deben estar siempre disponibles, ¿no es verdad? No se encontrarán jamás a nadie en los pasillos, que yo los llamo calles internas. Cuando estén en vuestro departamento, mirarán el mar o las montañas gracias a una ventana de quince metros cuadrados. Dos vistas extraordinarias de los  cuales ninguno de los residentes de Marsella goza. Todos en Marsella viven detrás de persianas cerradas, no solo  en los barrios de luces rojas sino que en todas partes. En cambio el edificio que he realizado tiene tres lados completamente vidriados que son protegidos del sol por un sombreadero (o balcón), el elemento más tradicional y antiguo del mundo. Sócrates  decía continuamente: cuando te construyas tu casa, metan delante un pórtico. En verano les dará sombre y en invierno dejará siempre entrar el sol bajo el horizonte. Pero para ser sincero esto me vino dicho  cuando  Marsella estaba terminada – no leo a Sócrates todos los días- es más no le porque no eh tenido jamás el tiempo si bien sea extraordinario.

De todos modos, hoy por efecto de la desconsideración y la falta de vínculos que son típicos de los Estados Unidos, donde ha estado inventado, el muro cortina, viene usado por todos lados. Lo han empleado en las Naciones Unidas que los han copiado de mi. No querían meterse una pantalla contra sol porque habrían recordado demasiado Corbu, entonces han adaptado el curtan wall, que simplifica las cosas y que consciente de retener el edificio fantástico y extremadamente moderno. Pecado que no ofrezca ninguna protección del sol, que en los climas temperados, en ciertas estaciones, puede ser feroz como en los países tropicales. El aire acondicionado tiene costos altísimos y no impide al sol penetrar. Tomemos el ejemplo de la UNESCO: el personal está en revuelta y la gente no quiere ir a trabajar.

JP: ¿Cómo ha obtenido el encargo de construir Ronchamp?

LC: Han sido los de Monuments Histoques en enviarme el encargo y en particular el superintendente Jardot. Eran personas jóvenes, que estaban renovando la administración de los Monuments Historiques. Ronchamp es un sitio bastante ante particular: una colina a sobre el valle de la Saona que siempre ha estado un lugar de culto. En la antigüedad era ocupada desde los tiempos paganos y después, con la llegada del cristianismo, de iglesias que en el pasar de los siglos han sido incisamente destruídas: en el 1871, en el 1914, en el 1939 y en la liberación.

El obispo reunió el consejo per discutir el proyecto de la capilla, que no daba un paso para adelante. Estaban por  renunciar cuando alguien pide” Adelante digan un nombre!” al que él le preguntó a la asamblea: “¿que me dicen de Le Corbusier?”. Los demás respondieron”; ” puede ser”. Después el arzobispo dijo al jurado:” vayan a conocerlo y ven que tipo es”. Así este grupo se presentó en mi casa. Les dije: “No me importa nada de vuestra iglesia, y yo no he pedido de realizarla. Perso si la hago, la hago al modo mio. Me interesa porque es una obra plástica y es difícil.

BREID0000000449-IMG001_r721

JP: ¿Piensa que es aún válido lo que ha escrito en el Modulor?

LC: hace parte de mi definición para definir al Hombre. Un Hombre célebre, Luca Pacioli, alrededor del 1400 escribió De Divina Proportione, la proporción divina que venía del pasado, de los egipcios, de los pitagóricos y así sucesivamente . Y bien, yo he aportado algo nuevo a esta relación áurea gracias al sistema métrico introducido en la Revolución francesa. Antes se usaban las medidas de los pies y pulgadas derivadas de la proporción humana, mientras ahora, con el sistema métrico, hemos perdido todo esto. El sistema métrico es abstracto y nosotros hemos deshumanizado nuestro sistema de medición El metro o la décima parte de un metro no son proporciones ligadas a la escala humana. Y bien, yo he reedirigido el Modulor a la escala del Hombre.

JP: ¿Hubiese estado al grado de concebir su arquitectura se no hubiera existido el cemento armado?

LC: el cemento armado se ha desarrollado prodigiosamente en el arco de cuarenta años, del 1920 al 1960, permitiéndonos de hacer curvas y tanto más que antes no se podía preconcebir. El punto de partida ha sido el cemento armado de  Auguste Perret en rue Franklin, modelado por el molde como un telar. Ahora en cambio con el cemento creamos otras formas y yo me avalo de estos recursos. Por qué no debería?

JP: ¿Que cosa piensa de la ornamentación en arquitectura?

LC: Por largo periodo me he encontrado en estado de guerra con la decoración. He pasado la juventud haciendo  decoraciones y ahora tan solo de pensarlo me es hostil. La decoración es superficial, postiza; ocupa un espacio obsesivo e inmutable. En los edificios públicos su fin es celebrar figuras públicas, como es frecuente pensar. Pero  no debemos quedarnos a mirar todo el día, mientras que en una vivienda un elemento decorativo es siempre ahí  y se convierte en una presencia obsesiva. He notado en muchas ocasiones que quien vive en una casa llena de decoraciones termina por no verlas más. Es triste y yo quiero que la gente no sea inerte.

imagenes_Chapelle_Ronchamp_de_Le_Corbusier_-_1958_-_Ronchamp,_Francia_(D1609)_7d9740f7

JP:¿ Pintura y escultura estarían entonces vedadas?

Ah, esto es típico de los periodistas! ustedes tergiversan siempre lo que yo digo. Para nada. Pensemos en la historia en general, en las decoraciones de los templos y en los palacios que demuestran que su pregunta implica una grave distorsión. Entorno a nosotros podemos gozar de emociones naturales bellísimas y es por esta razón que pretendo un arte intenso y no tolero la mediocridad. Está el arte y el art déco.

El arte es un modo de hacer bien las cosas, el art déco hace las cosas de manera rápida, rumorosa y aproximativa. Yo prefiero una piedra en la playa creado por Dios, una mariposa o un viejo hueso que un objeto que representa palomas que se abrasan o un cenicero representando los santos de la Iglesia. Soy un arquitecto, trabajo con  plano, elevaciones y secciones. Y bien, un hueso te ofrece todo esto. Un hueso es un objeto admirable, hecho para resistir a cualquier golpe y sostener esfuerzos dinámicos. Un hueso es un elemento muy sutil. La sección de un hueso puede enseñar mucho e incluso yo tengo mucho que aprender. Tengo una debilidad por las

conchas, desde que era niño. No hay nada más bello que una concha que se basa en las leyes de la armonía y sobre una idea muy simple. Se desarrolla en espiral o se irradia, desde el interno al externo. Estos objetos  se pueden encontrar en cualquier lugar. El punto es verlos, observarlos. Ellos resumen las leyes de la naturaleza y ofrecen la mejor enseñanza.

Copertina-Casabella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s